CICR NOTICIAS

Conozca nuestras posiciones en temas de interés que afectan o contribuyen en el desarrollo del sector productivo del país.  Compartimos informaciones que nacen del diálogo entre empresas del sector que aportan sus experiencias y recomiendan acciones sobre cómo ser más competitivos.

Facilitación de comercio y diálogo público-privado son esenciales para cosechar los beneficios de la apertura comercial

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
  • Para la CICR la apertura comercial requiere de procesos complementarios de fortalecimiento del sector productivo nacional, la eliminación de trabas para la producción, la celeridad en la atención de trámites administrativos, licencias, registros, así como abordar la brecha educativa, la necesidad de compatibilizar la oferta académica con las necesidades del contexto en el que vivimos, entre otros.
  • Simplificación, eficiencia y eficacia de los trámites (digitalización de todos los procesos), mejorar la Infraestructura, contar un sistema tributario ágil, y abordar los costos innecesarios al comercio son algunas de las materias pendientes detectadas por la CICR.

San José, 21 de octubre de 2022– Para la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), el país acertadamente ha enfocado la ruta hacia el crecimiento económico a partir de la apertura comercial, la diversificación productiva y la atracción de la inversión. Sin embargo, consideran que la apertura comercial debe complementarse con acciones tendientes a facilitar el comercio y la competitividad.

El inicio de una política de apertura comercial de Costa Rica tuvo lugar hace más de cuarenta años, con la incursión en procesos de desgravación arancelaria unilateral y, posteriormente, con la ratificación del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) en 1990. Posteriormente, en 1995 el país suscribió su primer Tratado de Libre Comercio (TLC), un acuerdo bilateral con México.

El Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos (CAFTA-DR) fue un punto de inflexión en el proceso de apertura comercial en Costa Rica, no solo por el proceso que se desarrolló en torno a su ratificación sino también en virtud del impacto que tuvo esta decisión nacional en la modernización del marco normativo nacional

Hoy, Costa Rica cuenta con 16 Tratados de Libre Comercio (TLCs) vigentes que permiten acceso preferencial de los productos que exportamos a los mercados de más de 57 socios comerciales, correspondientes al 67% del Producto Interno Bruto (PIB) mundialLa plataforma de comercio exterior con la que cuenta el país da acceso a un tercio de la población mundial y a dos tercios del PIB Global. Adicionalmente los TLCs vigentes abarcan el 93% de las exportaciones y el 83% de las importaciones de bienes.

Logros de nuestra apertura comercial

La internacionalización del país ha permitido diversificar la matriz de exportación, elemento que ha sido identificado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) como estratégico para sobrellevar el embate de la crisis derivada de la pandemia sanitaria que aún afecta tanto a Costa Rica como al mundo entero. También permitió construir un país cada vez más atractivo para la inversión extranjera. Para 2021 las exportaciones totales del país representaron un 38% del Producto Interno Bruto (PIB); con lo cual mantuvimos por tercer año consecutivo una balanza superavitaria, es decir, las exportaciones fueron mayores que las importaciones.

El CAFTA-DR es una pieza estratégica en el engranaje de apertura comercial, ya que Estados Unidos es el principal socio comercial de Costa Rica. El comercio entre ambos países representó más de diez mil millones de dólares solo en el 2020. Para el 2021 las exportaciones a este país representaron más de un cuarenta por ciento de las exportaciones totales del país, y entre 2017 y 2021 las exportaciones a Estados Unidos registraron una tasa de crecimiento anual del 9%, dos puntos porcentuales más alto que el crecimiento de las exportaciones totales de Costa Rica. Adicionalmente, Estados Unidos continúa siendo la principal fuente de inversión en el país.

“El CAFTA-DR también conllevó a la aprobación de un robusto paquete normativo enfocado en la promoción de la transparencia, el avance en la construcción de un ambiente seguro para la inversión, la eliminación de monopolios estatales en materia de seguros y telecomunicaciones, el avance en la protección de la propiedad, para mencionar tan solo algunos de estos hitos. Este avance ha permitido generar una noción de irretroactividad del camino recorrido, al ser los logros tan claros el costo de caminar hacia atrás se percibe con mayor facilidad. El paso que dimos aquel octubre de 2007 nos obliga a ser críticos del presente y poner la mirada siempre al futuro; mejorar y no retroceder ha sido un gran aporte del CAFTA-DR”, remarca Enrique Egloff, presidente ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR).

¿Qué le falta a nuestra apertura comercial para fortalecerse?

Según un estudio realizado en 2015 por la Organización Mundial del Comercio (OMC), los costos del comercio pueden llegar a representar el equivalente a un arancel ad valorem del 134% en los países de altos ingresos y del 219% en los países en desarrollo. Es por esto que la reducción de los plazos y los costos para comerciar resulta estratégica para la competitividad del país.

Los industriales consideran que es imperativo abordar los costos innecesarios al comercio. Por ejemplo, en 2020 la OMC identificó que en una sola transacción aduanera pueden mediar hasta 30 partes diferentes, 40 documentos y 200 elementos de datos, de los cuales, al menos 30 de ellos se repiten un mínimo de 30 veces. Asimismo, en la realización de los controles fronterizos, las autoridades pueden requerir que los operadores de comercio vuelvan a digitar en diferentes sistemas hasta el 70% de los datos proporcionados.

“Aún nos queda mucho trabajo por hacer. Los Tratados de Libre Comercio tanto bilaterales como multilaterales son una herramienta útil sin duda, pero deben implementarse dentro de un engranaje de políticas públicas claras, coherentes, acordes con la realidad y articuladas con el sector privado”, indicó Egloff.

La apertura comercial requiere de procesos complementarios de fortalecimiento del sector productivo nacional, la eliminación de trabas para la producción, la celeridad en la atención de trámites administrativos, licencias, registros y demás gestiones que requieren las empresas de manera permanente para poder funcionar, abordar la brecha educativa, su capacidad de absorción tecnológica y la necesidad de compatibilizar la oferta académica tanto técnica como profesional con las necesidades del contexto en el que vivimos.

“La competitividad y productividad del país requiere un sistema tributario ágil, eficiente y consciente del rol estratégico del sector productivo para la economía nacional. Requiere además de una hoja de ruta clara para modernizar nuestros puertos, aeropuertos y pasos de frontera y trabajar en la infraestructura vial. Es indispensable avanzar de manera clara y determinante en el campo de facilitación del comercio, un área transversal que debe permear los diálogos público-privados”, enfatiza Egloff.

Para la CICR, trabajar en la facilitación del comercio implica, en un sentido más restrictivo, avanzar en la implementación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC, complemento indispensable para la apertura comercial y el crecimiento económico en general. Esto significa avanzar en la simplificación, eficiencia y eficacia de los trámites, es decir, optimización de todos los trámites y procedimientos, lo que abarca su digitalización y la correspondiente eliminación del papel, la coordinación efectiva para aplicar controles de manera que se ahorre tiempo y dinero por parte del Estado y sus entidades de control, la implementación de una gestión integral de riesgo, entre otros aspectos de vital importancia vinculados al comercio exterior.

Trabajar en áreas estratégicas e impostergables, que desde un enfoque amplio también son parte de un enfoque de facilitación de comercio y fortalecimiento de la competitividad.

 “Debemos avanzar de manera urgente en la modernización de la infraestructura tanto fronteriza como vial, reducción de costos de producción que hagan al país competitivo, mejorar la oferta educativa, trabajar en la optimización de trámites y procedimientos, agilizar el trámite de registros sanitarios, diversificación y accesibilidad energética con tarifas competitivas, por mencionar algunos aspectos de nuestra lista de pendientes”, concluye Egloff.

NOTICIAS RELACIONADAS

CICR participa de la IX Cumbre de la Alianza del Pacífico

sábado, noviembre 26, 2022

CICR convoca a un foro de análisis del proyecto de Armonización y Modernización del Sector Eléctrico Nacional

jueves, noviembre 24, 2022

CICR: ACUERDO PARA EUROBONOS ES UNA MUY BUENA SEÑAL

martes, noviembre 22, 2022

Firmado convenio que fortalecerá formación dual en todo el país

lunes, noviembre 21, 2022

Avances en la optimización del registro de medicamentos veterinarios ante SENASA

sábado, noviembre 19, 2022

Avances en la simplificación de los procedimientos aduaneros en las fronteras terrestres

sábado, noviembre 19, 2022